Capitulo 1:Compaginando volatilidad y bank roll management-Parte 1/3

Si  todos los jugadores  fueran robots y tendrían una gestión ultra rigorosa y disciplinada de  su bankroll no sería un sujeto tan debatido.

Este artículo no pretende ser un “manual” o un estudio “científico” de gestión de bankroll. Para esto ya existen ecuaciones matemáticas a las cuales nos podemos remitir…

El bankroll es a un jugador lo que la gasolina es a un coche. Su ausencia transforma  tanto un Aston Martin como un Seat 600 en un trozo de chatarra inmóvil e inutilizable.Es un elemento que hace  que el conjunto tenga sentido  independientemente de lo sofisticada que sea la mecánica.

El bankroll debe ser independiente de tu economía personal y debes considerar que ese dinero será  tuyo únicamente el día que dejes el poker. Que sean 100$ o 5 millones no lo puedes considerar como tu capital principal  sino como una herramienta de trabajo cuyo uso generara ingresos. La mayoría de las tablas de bankroll management  nos dan, según qué niveles y  modalidades, una estimación del número de buy ins que son supuestos minimizar nuestro riesgo de estar un día “broke”. Con diferentes cuotas para pasar de un nivel a otro.

Esas tablas pueden considerarse matemáticamente fiables para enfrentarse a la varianza, aunque personalmente recomendaría alzarlas  de un 30-40%  sobre las bases estándar dado que cada día  más gente tiene acceso a material de información y que  los niveles  están  más competidos. Cumplen la función de referencia  dándonos unos índices pero  no tratan de todas las posibles desviaciones en cuanto a su aplicación.

Aquí debemos considerar al menos dos factores limitativos a su cumplimiento presentado como  idóneo.La  comunalmente llamada motivación que define los niveles de voluntad y disciplina, ya que ser refractario a un esfuerzo sostenido crea un desequilibrio intelectual y emocional.

Y el siguiente factor es lo que definimos como el  perfil del jugador: tight, loose, maniac, passive,etc y que podemos relacionar con el carácter de la persona y el nivel de sus conocimientos teóricos.

En el inicio no tenemos motivos para  darnos  un plazo de tiempo porque cuando pasamos de un estado de percepción sensorial –la fase de descubrimiento– a un estado de conocimiento racional –inicio del estudio y aprendizaje– no podemos saber si valdremos o no para ello.

Pero pasada esa primera etapa aparece toda una serie de distorsiones porque las tablas están hechas sobre la base de un referente predefinido: un jugador más bien tight con conocimientos sólidos y excelente control de sí.

A menudo, en la práctica, lo que definirá esa gestión para un jugador será los objetivos que persiga, que prioridad les dé, incluso que plazo se planteara para conseguirlos. En definitiva son números indicativos que no pueden tener en cuenta las percepciones  de cada perfil.

Si una buena gestión de bankroll es una gestión que nos permite conseguir nuestros objetivos, mejor entonces  preguntarse: ¿cuáles deben ser mis objetivos? Y ¿Con qué tipo de inversión tendré una buena gestión?

En mi opinión el jugador de poker debe siempre perseguir tres objetivos: ganar dinero, mejorar su juego, disfrutar de lo que está haciendo. Y nunca olvidarse que la partida dura toda la vida…

Un jugador es al fin y al cabo un inversor que fragmenta su capital en X inversiones buscándoles una rentabilidad. Lo que definirá su línea de inversiones será el “risk reward” que está dispuesto a asumir o dicho de otra manera estimar el ratio riesgo/recompensa que le parece aceptable siendo o no consciente de su nivel técnico como jugador. Independientemente de sus conocimientos de técnica o estrategia-porque si es un fish ni habría motivo para debatir-  su percepción  del “risk reward” será el factor que más influencia tendrá sobre su gestión tanto a corto como a  largo plazo.

Los índices de las tablas están estudiados sobre la base de que nuestro riesgo de ser broke –que nunca puede ser considerado como 0- se acerque lo más posible a ese número pero sobre bases estandarizadas. Y no todos estamos formateados sobre las mismas bases  o en situaciones comparables considerando criterios como edad, requisitos de ingresos, metas financieras etc.

Estos elementos definirán:

– el tamaño de nuestra inversión inicial: entre  0 (a base por ejemplo de torneos freerolls)  y X $.

-el tiempo que le dedicaremos a reinvertir el 100% de nuestros beneficios sin cash out.

-las opciones que escogeremos para decidir cómo queremos que rinda nuestro bank roll.

Podemos leer a menudo:” no se  debería subir de nivel mientras no ganes al menos  X bb/100 y sin tener X buy ins del nivel superior.” Respondiendo como  lo que parece ser para algunos jugadores como una obsesión en siempre subir un nivel más. Pero que es más rentable: ¿500k manos a 3BB/100 de plo1000 o 500k manos a 12BB/100 de plo 400?

Donde  un enfoque considera que mejorar su juego es subir de nivel otro considera que es ganar más dinero en su nivel. Esto dependerá de la capacidad de cada uno a quedarse satisfecho con la rentabilidad de su bank roll pero también en la gestión de su ego que según qué casos puede llegar a ser un elemento determinante a la  hora de balancear esos tres objetivos.

Para un jugador de poker el ego es “un mal necesario”  ya que sin cierta confianza en sí y en su juego no podrá desarrollar todas sus habilidades; sin embargo un exceso del mismo le puede llevar a otorgarse cualidades que no tiene y precipitar su caída. A pesar de ser un buen referente, del cual es recomendable fiarse, las tablas no son capaces de tener en cuenta todos estos parámetros  subjetivos porque cada persona es un mundo.

Existen jugadores intuitivos y que saltándose todas las normas estándar de gestión de bankroll han sido siempre atraídos por el nivel +1 porque necesitan sentirse bajo presión para aprender de los mejores y se ponen a practicar modalidades short handed y con un estilo muy agresivo con un conocimiento teórico muy básico.

Otros valoran el tiempo de estudio como una doble inversión considerando que

1: mientras estudian  el riesgo de perder es nulo y

2: se preparan a ganar más cuando pasaran a la práctica

Pero en el momento de jugar carecen de adaptabilidad enfrentándose a situaciones que no estaban descritas en la teoría.

Estos dos “retratos” aunque muy polarizados  y en mi opinión poco recomendables si pretendemos optimizar nuestro aprendizaje existen en la práctica  y demuestran cómo se puede llegar a interpretar lo que en un principio estaba dado  como estándar.

(…)

Anuncios

Un pensamiento en “Capitulo 1:Compaginando volatilidad y bank roll management-Parte 1/3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s