WSOP 2010: Ludovic Lacay, te odio (un poco)- Day 36 y 37

Amazon Room, las dos de la mañana.Poca gente en la zona de prensa y en los pasillos. La tradicional temporada de fiestas a empezado en las WSOP al acercarse el Main Event, Barbacoa Full Tilt en el Golden Nugget, fiesta Doyles Room en el lounge del Encore…Mañana la famosa fiesta Everest en el Pure, y la strip-club party de Bluff en el Saphire. Basta agacharse en los pasillos del Rio para recoger las invitaciones. Bebidas a voluntad, música a tope, colegas de la industria y jugadores mezclados en un ambiente de buen humor: es el momento favorito de un buen número de los participantes del campeonato del mundo.

Pero este año no probare nada de todo esto. La culpa del capullo de Ludovic Lacay que ha conseguido meterse en la mesa final de uno de los últimos torneos organizados antes del Main Event. Hemos pasado las dos últimas jornadas siguiendo su progresión, y mañana cometeremos el sacrilegio de trabajar la víspera del Main Event ya que los nueve finalistas decidieron de forma unánime no acabar el torneo esta noche, prefiriendo volver el domingo a media tarde.

Tiene suerte que le considere como un amigo muy valioso ese Ludovic Lacay. Hay muy pocos para quienes aceptaría sin refunfuñar hacer tres toneladas de horas suplementarias la víspera del torneo el más importante del año. Pero fue una autentica gozada seguirle de cerca a lo largo de esa prueba de Pot Limit Omaha de 10.000$… El, tanto Tom Dwan y Phil Hellmuth. Habíamos soñado con un decimosegundo brazalete potencial y de una nueva noche épica generadora de sudores fríos para los pros de Las Vegas pero los dos se inclinaron en semi finales. Espero que la conclusión sea de las más bellas. Es como el vino ese Cuts se bonifica con el tiempo. Tras  haber debutado online como muchos en las mesas de cash 6-max, subiendo los escalones a toda velocidad, Ludovic se ha revelado como un competidor excepcional en los torneos, bajo los colores de Winamax. Después, bajo la tutela de Anthhony Lellouche, ha regresado al cash game, pero en vivo, manteniendo su rango por lo más alto en las partidas caras de Marrakech y Chipre contra hombres de negocios ricos.

Resumiendo, un jugador cada vez más completo, que tiene el segundo mejor stack en una modalidad que al fin y al cabo a practicado poco…80.000 manos online (cifra muy baja para cualquier grinder serio), algunas centenas de horas en vivo, y tan solo dos torneos. Pero, cuando eres un buen jugador de cartas (y Ludovic es definitivamente un gran jugador de cartas), la adaptación resulta ser una segunda naturaleza. En este torneo Ludovic se ha encontrado en el papel de un jugador tight, cuando ha mandado tantos torneos de Hold´em al saco por exceso de agresividad.

El Omaha es un animal muy, muy diferente del Hold´em. Nada de antes para incitarte a robar los botes en la primera ronda de apuestas. Un formato Pot Limit que garantiza que se verán muchos flops. Manos limpeadas, incluso en el segundo y tercer día del torneo. Poco interés pues, en lanzarse en faroles grandes antes del flop: El fracaso está prácticamente garantizado.

En un terreno relativamente desconocido Ludovic se las arreglo divinamente, haciendo progresar su stack con regularidad y escogiendo los buenos momentos para asumir riesgos.

Después de dos finales WPT y una final EPT, es la primera vez que Ludovic alcanza la última mesa de un torneo de las series mundiales. El domingo tendrá oponentes de calidad: Miguel Proulx, de Quebec, poseedor de un titulo en PLO (ganado hace tres semanas), Daniel Alaei (uno de los mejores jugadores todo terreno del mundo), Alex Kravchenko,..Las diferencias entre los pequeños y grandes stacks son enormes: deberíamos ver varias eliminaciones tempranas, y salvo accidente, Ludovic entrar en el top 6, lo que le aseguraría el primer puesto en la clasificación de ganancias francesas en las WSOP 2010, fuera del Main Event.

El año pasado su 16º posición en el Main Event le aseguro el segundo puesto en esa misma clasificación, justo detrás de Antoine Saout.

Habitualmente me gusta ir “tranqui” en las dos jornadas que llevan al Main Event. Se trata de no quemarte antes de la maratón de doce días. Pero esta vez, el deber me obliga a meterme en prorrogas. Cabron de Ludovic Lacay. Lo mejor sería que nos tumbe la final en cuatro horas, como Jason Mercier el año pasado(en la misma modalidad), y así, estaríamos todos en una discoteca a las doce. Tengo fe. Haznos soñar.

Benjo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s